El futuro de la educación superior en México

La economía mexicana se caracteriza por la diversidad regional y creciente apertura. Se espera que sus sectores estratégicos, como el aeroespacial, automotriz, energético y electrónico, sigan su trayectoria de crecimiento en los próximos años. Además, a nivel regional y nacional se ha fomentado el aumento de la innovación y la productividad en sectores más tradicionales.

En este contexto, se estima que 26% de los jóvenes en México obtienen un título de educación superior a lo largo de su vida (OCDE, 2019). La población estudiantil ha crecido de menos de 30 mil estudiantes en 1950 a 4.5 millones de estudiantes en el 2017. De estos últimos, un 46 % pertenece al quantil más rico, lo cual refleja diferencias socio-económicas en términos del acceso a la educación (OCDE, 2019, pág. 100).

Al igual que en todos los países, en México las personas que tienen niveles educativos más altos, por lo general tienen mejores oportunidades en el mercado laboral: mayor acceso a puestos de trabajo, mejores condiciones laborales y salarios considerablemente más altos. Sin embargo, las condiciones en el mercado laboral han cambiado en los últimos años y hoy en día existen dos problemas que abruman a los egresados de educación superior: la informalidad laboral y la sobre-cualificación (OCDE, 2019, pág. 4).

De acuerdo con estadísticas del mercado laboral, las áreas donde se presenta mayor informalidad laboral, entendida como el empleo sin seguridad social ni cobertura de pensión, son en la agricultura, silvicultura, pesca y veterinaria (45%); las artes y humanidades (41.9%); las ciencias naturales, matemáticas y estadística (35.1%) y las relacionadas con la salud y el bienestar (33.6%) (OCDE, 2019).
Asimismo, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, las principales ocupaciones que no requieren cualificaciones en educación superior son los trabajadores de oficina, trabajadores industriales, artesanos y asistentes, comerciantes, operadores de transporte, trabajadores de servicios personales, trabajadores de protección y vigilancia y trabajadores agrícolas (INEGI, 2020). Varios de estos empleos conforman la mayoría de las demandas de trabajo por parte de los empleadores de acuerdo a los sectores estratégicos de las regiones de México. En este panorama, según la OCDE, las áreas que presentan mayores tasas de sobre-cualificación son los servicios, la administración de empresas y el derecho; así como la ingeniería, manufactura y la construcción (OCDE, 2019).

Una problemática existente en México es la falta de vinculación de la academia con el ámbito empresarial. De acuerdo con OCDE (2019, pág. 4), “casi la mitad de los empleadores alertan de una falta de competencias en su sector y consideran que la educación y formación de los solicitantes de empleo no es adecuada para sus necesidades”. Esta carencia aún hoy en día no está evaluada en términos cuantitativos, pero se considera que, en general, no hay niveles suficientes de competencias transversales ni de disciplinas específicas.

Esta problemática se deriva, hasta cierto punto, del sistema de aseguramiento de la calidad, que por un lado es “voluntario, complejo, fragmentado y costoso, además de carecer de transparencia y coherencia” y por otro, de la existencia de programas de instituciones privadas que operan por fuera de este sistema. Según la OCDE (2019, pág. 4), “menos de la mitad de los estudiantes de licenciatura están matriculados en programas que han sido evaluados o acreditados externamente”.

Por otra parte, las instituciones públicas educan al 70% de la población estudiantil, pero representan un tercio de las 3 mil 762 instituciones de México (OCDE, 2019). Son las instituciones públicas las que reciben el financiamiento extraordinario, aunque no existe financiamiento dirigido exclusivamente al aseguramiento de la calidad.

Aunado a lo anterior, la educación superior nacional no es diversificada en términos de campos y niveles de estudio: 34 % de los estudiantes están matriculados en administración de empresas y derecho y 23% en ingeniería, manufactura y construcción. México tiene mayor concentración de alumnos en áreas administrativas comparado con el promedio de los países que pertenecen a la OCDE. En cierto modo porque las instituciones se han orientado a ofrecer programas que les representan menor costo y mayor potencial de atracción de estudiantes, quienes generalmente no tienen suficiente información para tomar decisiones.
En términos de métodos de enseñanza, las instituciones basan la docencia, en gran medida, en clases magistrales, con una escasa presencia de métodos innovadores y creativos que involucren a los estudiantes. Para el 2019 únicamente el 15% del total de estudiantes estaban matriculados en modalidades de educación a distancia, principalmente en instituciones privadas (25%).

Por último, en temas de internacionalización, en diferentes instituciones esto se encuentra en fases iniciales de desarrollo, lo cual se refleja en que solamente el 0.3 % de la población estudiantil eran estudiantes internacionales en el 2019 (OCDE, 2019, pág. 102). En pocas palabras, la educación superior en México se encuentra en un constante cambio al igual que el contexto económico y social actual; sin embargo, también se enfrenta a grandes retos y oportunidades que debemos identificar y abordar para poder proponer soluciones y estrategias de mejora. Este es uno de los objetivos del proyecto actual de la División de Investigación.

TRABAJOS CITADOS

INEGI. (2020). Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), población de 15 años
y más de edad. Obtenido de

https://www.inegi.org.mx/programas/enoe/15ymas/default.html#Tabulados

OCDE. (2019). Educación superior en México. Obtenido de


https://www.oecd.org/centrodemexico/medios/educacion_superior_en_mexico.pdf

OCDE. (2019). Higher Education in Mexico: Labour Market Relevance and Outcomes.
Obtenido de

https://www.oecd-ilibrary.org/education/higher-education-in-mexico_9789264309432-en?itemId=/content/publication/9789264309432-en&_csp_=1cc6a6993bc3b513b52ed5d7e232193a&itemIGO=oecd&itemContentType=book

Coordinadores del proyecto

Mujer profesional

M.E Julio César García Alcívar

Grupo A: Caracterización e importancia económica de los Estados

Mujer profesional

Dr. Piero Espino Román

Grupo B: Revisión de Literatura

Mujer profesional

Lic. Gloria Salgado Visoso

Grupo C: Estudio de Gabinete

Mujer profesional

Dr. Julio Mar Ortiz

Grupo D: Vertiente Cuantitativa

Mujer profesional

Mtra. Lesly Katherin Herrera Riveros

Grupo E: Vertiente Cualitativa

Mujer profesional

Dr. J Jesús Francisco Carpio Mendoza

Grupo F: Revisión y Edición

Galería 

press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
press to zoom
1/1