¿Cómo vender sin saber vender?

Vender ya no funciona. Cuando alguien intenta venderte algo, te empiezas a sentir presionado, incómodo, como si alguien te acechase y no estuviera dispuesto a dejarte en paz hasta que sueltes todo el dinero que tienes en tu bolsillo. Ahora mismo, tu triste mente emprendedora estará pensando: no tengo nada que hacer hoy en día, ¿cómo voy a iniciar un negocio si la gente no quiere que les venda?

Tranquilo. Hay una estrategia que en el 95% de los casos funciona y a la que llamamos “vender sin vender”, y estos son sus 10 pasos que puedes seguir para generar ingresos con tu emprendimiento.

1. La primera impresión es la que cuenta

Por suerte o desgracia, la primera impresión es lo más importante tanto en el mundo de los negocios como en la vida personal. Y la primera impresión que le des al comprador no puede ser la de “sólo quiero venderte esto para conseguir tu dinero“.

Desde el primer momento en que veas a tu cliente es esencial que te centres en satisfacer sus necesidades y sus deseos. Haz que en ese primer encuentro la otra persona se convenza de que tú eres su primera y única opción.

¿Cómo conseguirlo? Demostrándoles que ellos son importantes para ti y que lo que quieres es que se marchen sintiéndose satisfechos con un producto que realmente les va a ayudar, y habiendo recibido un trato por tu parte excelente.

2. Escucha a tu cliente y cierra la boca

Una malísima estrategia de ventas es decir a tu cliente lo maravilloso que es lo que vendes y parlotear sin dejarle ni siquiera que abra la boca. Nunca hagas esto.

Escúchale y deja que te explique con todo detalle qué es lo que quiere. ¿Acaso tú estás en su mente para saberlo? No. Así que cierra la boca hasta que termine.Cuando acabe, es tu turno: utiliza toda esa información que te ha dado para presentarle los beneficios de tu producto que pueden ayudarle con los problemas que te ha contado.

3. Sé honesto y ganarás más que un cliente

Algunos de los llamados “vendedores profesionales” recurren a mentiras para cerrar una venta. ¿Sabes qué se consigue con eso? No sólo perder a un cliente: se pierden cientos y se pierde reputación.

Piénsalo bien: si entras a una tienda, y el vendedor te vende algo con engaños, ¿qué vas a hacer? Se lo contarás a todos tus amigos y familiares que puedas. Incluso hoy en día donde las redes sociales dominan nuestras vidas, lo más seguro es que publiques tu opinión en un foro, en tu propio blog, en Twitter, Facebook, Instagram…Y tu opinión la verán cientos, incluso miles de personas, y quedará ahí para siempre. Así que cuidado y sé honesto: engañando pierdes algo más que una venta.

4. Una regla de oro: conoce tu producto

Si tú mismo no crees ni conoces tu producto, ¿cómo lo va a hacer tu comprador?

Esta es una regla esencial que debes tener presente en todo momento, incluso antes de abrir las puertas de tu negocio. Es importantísimo que tú mismo conozcas lo que vendes, sepas cómo funciona, incluso que lo pruebes para ver sus características. Así nunca te verás en la em